Nuestro Blog

Análisis de las durezas del agua

Cuando el agua que bebemos viene de la red principal viene cargada de una enorme cantidad de minerales, muchos buenos, otros no tanto, ya que al endurecer el agua puede resultar ser nociva a la salud e incluso ocasionar problemas y averías en las tuberías.

Es común que el agua antes de ser distribuido sea revisada para su posible distribución, sobre todo cuando será para el consumo humano, es normalmente potabilizada. Sin embargo, uno de los principales problemas del agua en la actualidad es los fallos en la potabilización, y uno de los problemas más engorrosos es que no sea apta para el consumo humano.

Es allí donde radica la importancia de conocer las condiciones del agua y cuáles son esos métodos que podrían ayudarnos a conocer las condiciones de la misma

Pruebas para medir el agua

En la actualidad es sencillo en un laboratorio con equipos profesionales y personal capacitado medir los niveles de pureza del agua. Sin embargo, podemos optar por algunos métodos que pueden ser aplicados en casa para cumplir esta misma función. Por medio de pruebas como los descalcificadoras o simples depuradores de agua por ósmosis inversa.

Algunos medidores para el agua

Entre los principales encontramos los medidores TDS electrónicos, aparato que nos permite medir el agua de forma exacta y precisa. No es de los más accesibles, pero son de los más usados por los fontaneros profesionales, el cual realiza una de las mediciones más exactas.

Es muy sencillo de usar ya que se trata de un aparato que al ser introducido en el agua nos permite por medio de unas mediciones mostrar los niveles de minerales en el agua. Sólo basta con encender la pantalla electrónica con la que cuenta. Este equipo trae consigo el manual de instrucciones por lo que es muy sencillo de aprender a detectar.

Cabe mencionar la prueba de la conductividad eléctrica, la cual se basa en medir la salinidad del agua, esta prueba es posible siempre y cuando el agua cuente con las sales minerales para la conducción en la misma. Este medidor se puede encontrar con facilidad en las tiendas especializadas, el cual también goza de un precio similar al anterior.

Así mismo es usado de una manera muy similar al medidor anterior,  se toma una muestra de agua y se coloca el medidor dentro de este, y por medio de un panel se logran ver las mediciones. Este nos indicará unos niveles que podrán ser comparados con las tablas que nos provea el fabricante.

Otro de los métodos qué podemos aplicar en casa son las tiras reactivas las cuales son mucho más económicas, sin embargo, no son tan exactas como las mediciones anteriores.

Aunque pueden ser de gran ayuda para determinar los niveles del agua que llega a las casas y así lograr determinar el mejor método de purificación a colocar. Sólo basta con introducir las tiras  y estas cambian de color, con lo que nos mostrará la calidad de la misma. El fabricante trae las tablas que indican el color correcto en el cual debe encontrarse.

Soluciones ante resultados

Es así como en base a estas diferentes pruebas y muchas más que podríamos encontrar que lograremos saber las condiciones del agua, y como podríamos proceder a tratarlas en casa. Para muchas de estas pruebas no se necesita de la atención de un fontanero.

Sin embargo, nunca está de más hacer uso de un profesional para determinar los niveles del agua y obtener resultados más certeros. Sobre todo si es el agua que consumimos.

El modo más idóneo de purificar el agua es mediante la colocación de unos desalinizadoras o purificador, los cuales le restaran las cantidades enormes de minerales y sales que pueda traer consigo el agua.

Qué hay que estudiar para ser fontanero

La fontanería es hoy en día uno de los oficios más respetados y apreciados por la sociedad debido a las múltiples bondades que ofrece y porque contribuye con la mejora de la calidad de vida de las personas. De ahí a que los fontaneros profesionales de la actualidad sean bien recompensados económicamente por cada uno de los servicios que brindan. Por esa misma razón, muchos jóvenes actualmente aspiran a convertirse algún día en fontaneros para iniciarse en la vida laboral del país, tener una buena remuneración económica trabajando de manera autónoma o para una empresa, y ayudar a las personas de su localidad con sus problemas de fontanería.

Sin embargo, no se puede ser fontanero de la noche a la mañana. Como en toda profesión u oficio, para ser fontaneros se deben estudiar y practicar una serie de conocimientos fundamentales y específicos para alcanzar la cualificación necesaria y lograr tener las aptitudes de un fontanero profesional. Si estás interesado en ser fontanero, no dejes de leer este post pues, a continuación, detallaremos qué debes estudiar para convertirte en fontanero y lograr tu sueño de tener uno de los trabajos más deseados y honrados de la actualidad.

Estudios necesarios para ejercer el oficio de la fontanería

El primer requisito, indispensable para cualquier oficio que desees ejercer de manera profesional, es tener el grado escolar aprobado. Si no lo tienes, no te preocupes, puedes obtenerlo en alguno de los centros educativos o institutos de tu localidad, donde te darán todas las clases necesarias en poco tiempo para que, cuanto antes, logres comenzar con tu verdadera pasión, que en este caso es la fontanería. Luego de eso, ya deberás poder inscribirte en alguno de los cursos especializados en fontanería o ciclos de formación superiores, donde lograrás obtener todos los conocimientos indispensables sobre fontanería.

No obstante, lo más recomendable es que comiences cursando un ciclo básico de formación profesional en fabricación y montaje, ya que de esa forma tendrás un conocimiento general sobre todo lo relativo a servicios técnicos a nivel doméstico e industrial. Lastimosamente, este ciclo de formación no está disponible en todas las localidades del país, por lo que deberás informarte bien y, de ser necesario, desplazarte hacia la ciudad donde se dará el ciclo de formación. Así aprenderás los conceptos fundamentales de la profesión, así como la estructura básica de los edificios y viviendas donde te darás cuenta cómo se compone un sistema de tuberías doméstico y los distintos mecanismos que presentan los conductos de agua.

Aunque el ciclo de formación básico no sea muy difícil de aprobar, te aconsejamos que estudies sinceramente y con mucho esfuerzo todo lo que te enseñen, pues, si aprendes muy bien lo básico, lo complejo se te hará mucho más fácil. Seguidamente, luego de aprobar el curso básico, puedes aspirar al grado superior de una vez o ser más paciente y aspirar por el grado medio. El grado superior tiene la ventaja de que te puedes graduar de fontanero profesional es poco tiempo y puedes empezar a ganar dinero trabajando rápidamente. Sin embargo, al cursar precipitadamente el grado superior nos arriesgamos a no comprender bien todas las labores de fontanería y ser profesionales poco capacitados para desempeñar cualquier servicio de fontanería que se nos solicite.

En cambio, al optar primeramente por el grado medio, nuestra formación como fontaneros será mucho mejor y escalonada. Afianzaremos nuestros conocimientos de mejor manera y, en definitiva, obtendremos mucho más aprendizaje que el que obtendrán las personas que cursan rápidamente el grado superior. Además, al realizar el grado medio podremos realizar prácticas en empresas y, por ende, podremos poner en práctica todo lo que hemos aprendido para afianzar los conocimientos. También, tendremos la oportunidad de mejorar nuestras ofertas de trabajo de igual manera. Sin duda, lo más recomendable es que optes por el grado medio y luego por el grado superior.

Al terminar de aprobar todos los grados, ya podrás ejercer de fontanero en cualquier localidad. Sin embargo, si quieres tener más y mejores ofertas de trabajo, lo que te sugerimos es seguir estudiando y realizando cursos en ámbitos más específicos de la fontanería. Existen muchísimos cursos de fontanería que puedes hacer ahora en adelante, pero, particularmente, te recomendamos realizar los de instalación de calefacción y mantenimiento preventivo de instalaciones de ventilación, ya que actualmente son los que las personas más necesitan.

¿Ya estudiaste todo lo que querías estudiar y ya te consideras un fontanero profesional? Si la respuesta es sí, entonces es momento de trabajar. Para ello, tendrás dos opciones: ser empleado de una empresa de fontanería o trabajar de manera independiente siendo tu propio jefe. Ambas opciones tienen sus desventajas y ventajas, así que evalúalas detenidamente antes de tomar una decisión. No obstante, siempre puedes cambiar de parecer e incluso puedes ejercer las dos opciones al mismo tiempo.

¿Qué trabajos realiza un fontanero?

Si ya aprobados todos los grados necesarios para ser un fontanero profesional, entonces probablemente tú estés mejor capacitado para responder esta pregunta. Pero si apenas te estás iniciando en el mundo de la fontanería y quieres saber qué trabajos realizarás como fontanero, a continuación, respondemos tu incógnita.

Un fontanero está capacitado para realizar mucho más que un simple desatasco de tuberías. Un fontanero profesional es capaz de brindar servicio técnico de instalación, reparación y mantenimiento a todo tipo de sistemas de calefacción y refrigeración, así como a electrodomésticos que utilicen agua para su funcionamiento, como la lavadora o el lavavajillas. Sin embargo, lo más habitual es que al fontanero se le contrate para ejercer la reparación de redes de desagüe, grifos, sanitarios, etc. Además, también los fontaneros tienen las aptitudes necesarias para cambiar bajantes o las tuberías centrales de los bloques de pisos.

Pocos los saben, pero los fontaneros también se les prepara para realizar la impermeabilización de los techos, con el objetivo de impedir que se produzcan goteras o entre humedad a través del techo en las épocas más lluviosas del año. En fin, si realmente te gusta la fontanería, amarás todos los trabajos que realiza un fontanero.

Algunas medidas de longitud y diámetro de las cañerías

Equivalencia de una pulgada

La pulgada es una medida que se ha usado desde la antigüedad, además, es la unidad estándar que se utiliza en el ramo de la fontanería y a la hora de comprar tramos de cañerías y otros elementos de la misma, su medida exacta es, si veis vuestro dedo pulgar, medid el ancho de su primera falange, en donde está la uña.

Se usa habitualmente en campos como la fontanería, la ferretería y la cerrajería, se usó en casi todas partes del planeta hasta el advenimiento del sistema métrico decimal, por lo que esta medida ya no es usada en muchas partes después del siglo XIX.

El problema que se presenta con esta medida en el ramo de la fontanería es que, si se parte de la conversión de equivalencia que dice que una pulgada equivale a 25,4 milímetros, al comprar alguna cañería de esta medida, no es la medida exacta, ya que cuando aparecieron nuevos materiales para hacer elementos de fontanería, se empezaron a suscitar problemas entre las medidas y sus equivalencias.

Ahora bien, el asunto es complicado ya que como se sabe, las primeras tuberías que se hicieron en la era moderna son de hierro, después vinieron mejores materiales como el cobre, o que añadió el problema de si hacerlos con sus propias medidas o adaptarlas a las medidas de las cañerías viejas, se optó por esta última solución ya que, si se dañaba un tramo de tuberías de hierro, obviamente su reemplazo era la tubería de cobre, por lo que tendría que encajar en el viejo sistema de tuberías, ya que es casi imposible reemplazar el sistema viejo totalmente.

Así pues, cuando los nuevos materiales fueron sustituyendo a los viejos, la medida en pulgadas “inexacta” no se cambió, por esto, las roscas de los materiales viejos y nuevos no coinciden con la equivalencia real de la pulgada, que son 25,4 mm, pero aún para efectos prácticos y de fácil recordatorio, se les sigue llamando de “una pulgada”.

Ahora bien, como no han variado las medidas de estos materiales de fontanería, es posible que las medidas exactas en las conversiones de longitudes y diámetros no midan lo mismo, por lo que no deberéis desesperaos si os sucede que cuando vais a medir alguna cañería, por ejemplo de una o media pulgada, realmente no tenga su factor de conversión exacto, porque no lo va a tener.

Las roscas en los tubos y en los codos

Existen muchos tipos de roscas y, como os hemos dicho anteriormente, nunca van a medir lo mismo, entre los tipos de rosca tenemos las de tipo macho y las de tipo hembra (interiores y exteriores), además vienen varios tipos por su forma de cono y su forma de cilindro.

Hacer las equivalencias exactas es un problema a la hora de hacer los cálculos, sin embargo, por internet podréis encontrar todas las tablas de conversiones de pulgadas en milímetros de una manera exacta, como las matemáticas, pero en la fontanería, esta precisión suele fallar por lo de las medidas de tubos viejos que os habíamos dicho anteriormente, ya que las roscas y los codos, y todos los elementos de la fontanería no tienen nada en absoluto como la equivalencia universal de que una pulgada equivale a 25,4 mm.

En las tuberías de hierro, PVC y de cobre, las medidas que podéis encontrar son de ½ pulgada, ¾ de pulgada, 1 pulgada, 1 y ¼ de pulgada, 1 y ½ pulgada y 2 pulgadas, mayoritariamente en las de PVC, cobre y otros materiales, vienen con su equivalencia “real” en milímetros, por lo que las conversiones son un tanto sencillas, puesto que tienen que amoldarse a las medidas de las antiguas tuberías de hierro, y esto seguirá igual hasta que, algún día, todas las tuberías de hierro desaparezcan y se les podrá asignar el valor real de las equivalencias de las pulgadas clásicas.

Aunado a esto, cuando vayáis a comprar elementos para las cañerías de vuestra casa pero de otros materiales que no sean de hierro, debéis tener en claro de que debéis pedirlas en milímetros (mm) ya que debéis medir el elemento en vuestra casa en pulgadas (si es de hierro) y en la ferretería tienen la conversión en milímetros, ojo, la conversión real para las cañerías, codos y distintos elementos de fontanería, no la equivalencia matemática exacta, por lo que os hemos venido contando anteriormente.

Si os parece complicado, en internet hay tablas de conversión entre las pulgadas y los milímetros de las cañerías (ya sabéis que no debéis hacer la conversión matemática exacta) por lo que podréis tener una referencia bastante lógica al ir a comprar cualquier elemento para arreglas vuestras cañerías, cabe destacar que, si en vez de que nosotros hayamos aclarado vuestras dudas, o en caso contrario, las hemos aumentado, no olvidéis acudir a fontanero Barajas profesional, que el os dará una explicación más precisa y sabrán cuáles son las medidas que deben tener vuestros nuevos elementos a la hora de comprarlos y ponerlos sobre las tuberías viejas.

Consejos Útiles Para El Sistema De Tubería De Tu Hogar

No te arriesgues a inundaciones por problemas de fontanería, es incómodo, se dañan bienes y tendrás técnicos por todas partes. Sigue estos consejos útiles de fontaneros zona Barajas y disfruta de la paz de tu sistema de tuberías.

  • Las tuberías las puedes proteger en invierno recubriéndolas de un material especial, una espuma que las recubre del frío.
  • Otra forma de protección, a la hora de ausentarte de tu hogar lo mejor es vaciar las tuberías.
  • Si en tu localización son frecuente las heladas, te vendría bien el uso de calderas con sistema de protección. Recuerda hacer mantenimiento a tu caldera y protegerla de posibles fallas. Mantenla entre 1,2 y 1,5 bares.
  • De no tener este sistema, puedes encender la calefacción de vez en cuando y de esta manera no se congelarán tus tuberías.
  • Al tener ventanas y puertas protegidas y sin fugas, te ahorras mucho en calefacción.
  • Al aumentar los grados del termostato, aumentas los números de tu factora de consumidor.
  • Ante cualquier complicación dirígete al profesional de tu confianza, su trabajo prevendrá muchos dolores de cabeza.

Consejos para que puedas cambiar tuberías

Un arreglo de fontanería suele ser una reforma complicada y para evitar cualquier condición peligrosa, se deben cumplir ciertas normas de arquitecturas establecidas. Además hay normativas que son estrictas por lo que hay que informarse sobre los permisos que se necesitan para evitar cualquier problema que pueda aparecer una vez se haya empezado la obra. Si vas a realizar el arreglo tú mismo, debes tener en cuenta algunos consejos que te ofrecen en fontaneria Barajas.

Normativas

Lo primordial es tener bien ventilada la habitación ya que si no el trabajo llegará a ser peligroso además de hacerse con más lentitud, ya que una tubería puede soltar por la vivienda gases tóxicos.

Hay que elegir para los desagües el tamaño adecuado de las tuberías, así como de las líneas de suministro y de las rejillas de la ventilación. Además de su tamaño, se debe escoger el material correcto. La mayor parte de los inspectores dan por buenas una tubería de cobre para todas las líneas de suministro, y para las de drenaje, las de PVC.

Para estar seguros de que la presión del agua es la correcta, es probable que hay que cambiar la válvula del cierre por otra válvula de paso que no obstruya el paso el agua. Si es baja la presión, puedes que sea necesaria una bomba para reforzar. Si por el contrario la presión es alta, puede instalarse una válvula que reduzca la presión.

Una instalación de fontanería nunca debe afectar a la estructura de la vivienda. Es más, puede que sea necesario reforzar las vigas cortadas para que las tuberías se acomoden. Además para evitar cualquier fuga, se debe colocar masilla en todas las juntas de las tuberías y de las placas que las protegen.

Otras consejos

Se recomienda usar masilla que sea de color púrpura para juntar las tuberías que sean de PVC, ya que si necesita pasar una inspección se podrá comprobar si se ha realizado correctamente la unión y que no hay peligro de fuga.

Es importante usar accesorios especiales de drenaje como por ejemplo una tubería curva para que todas las aguas residuales fluyan sin ningún problema. En caso de tener que acomodar en las vigas de una pared tuberías, hay que hacer agujeros a diferentes alturas, de tal forma que quede inclinado el tubo para que baje bien el agua.

Una vez se hayan ensamblado todas las tubería, hay que comprobar que no haya fugas y que el agua no se escape, ya que podrían ocasionar problemas graves de humedad en cualquier pared. Las bocas de limpieza, las válvulas y las tuberías de compresión tienen que estar por dentro del suelo o de las paredes. En cualquier caso se puede instalar cerca de la ducha o de la bañera un panel de acceso.

Se deben usar las adecuadas piezas de ensamblaje ya que si no, la unión podría estropearse. Si la vivienda cuenta con tuberías antiguas y es baja la presión del agua, puede que sea necesario sustituir dichas tuberías por unas nuevas y que cumplan la normativa correspondiente.

Para algunos electrodomésticos como por ejemplo la lavadora, hay que colocar descargadores de agua. Además algunas normativas piden que la válvula de cierre se coloque en otro lugar de la vivienda, como por ejemplo el inodoro, que tiene que tener una válvula individual de cierre.